Descripción imagen: Mujer mayor blanca en una silla de ruedas. No hay nadie más. Ella lleva un pantalón azul y una camiseta de manga corta verde. Tiene los brazos cruzados y mira hacia otro lado, como si estuviera posando. Tiene el pelo castaño-pelirrojo hasta los hombros, y usa una diadema para evitar que se le meta en la cara. Parece estar en un pasillo dentro de un edificio alto, pues está al lado de unas ventanas donde se pueden observar otros edificios. Delante de la ventana hay una barrera. Fuente
Home / Discapacidad / Capacitismo y productos para personas con discapacidades

Capacitismo y productos para personas con discapacidades

El capacitismo es la discriminación y opresión sistemática hacia las personas con discapacidades. Vivimos en una sociedad que otorga privilegios sistemáticos a las personas sin discapacidades mientras que oprime a las que tenemos algún tipo de discapacidad.

El capacitismo se manifiesta de manera múltiple y diversa en prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida. ¿Sabías que el estado de las aceras es un reflejo del capacitismo de una sociedad? ¿Sabías que la estructura de los edificios está moldeada en base a personas sin discapacidades? Sería prácticamente imposible redactar todas las muestras de capacitismo que podemos encontrarnos en nuestro día a día. Así pues, en esta entrada únicamente hablaré del capacitismo que se manifiesta en relación a los productos destinados o deseados por personas con discapacidades.

¿Qué no debes hacer si no quieres ser capacitista? ¿Qué has de evitar para no causar daño a personas con discapacidades?

 

1. Reírse de productos pensados inicialmente para personas con discapacidades o que sean de interés entre personas discapacitadas.

tumblr_inline_noq1imswsJ1r4mite_500
Descripción imagen: Gif animado. Interior con el suelo de madera y una pared color crema casi blanco. Hay una persona sentada que introduce un calcetín en un objeto azul; luego coloca el objeto azul en el suelo e introduce el pie, poniéndose automáticamente el calcetín.

Hace unos meses me encontré con este producto en Tumblr, y los comentarios de algunas personas no eran más que decepcionantes. Al parecer pensaron que esa invención para ponerse más cómodamente los calcetines era una especie de capricho, un objeto no ya si importancia sino incluso absurdo.

Sin embargo, yo lo encuentro realmente muy útil. Los calcetines son unas de las prendas que más me cuesta poner debido a mi discapacidad, y contar con ese producto en mi casa me aliviaría varios ataques de ansiedad y angustias provocadas por mi condición mental.

Si te burlas diciendo “jaja, mirad qué vaga es la gente, que no se ponen los calcetines soles, jaja”, estás siendo capacitista. Estás burlándote de un producto que nos es útil, y hacerlo especialmente  desde el privilegio de la no-discapacidad es una forma de violencia. Burlarse de objetos que necesitan otras personas para hacer vida normal es una forma de estigmatizar, de considerarnos seres apartados, absurdos y rotos, tan rotos que usamos objetos que desprecias riéndote. Entérate; nuestras necesidades no son tu chiste.

¿Y si la persona no es consciente de que es un producto destinado a personas con discapacidades? Seguramente tú también te podrías haber reído del producto en cuestión, y la verdad es que la gran mayoría de los comentarios de la gente de Tumblr que se reía del invento parecían no saber que iba dirigido a personas con discapacidades. Por supuesto, reírte de un objeto pensado para ser usado por personas con discapacidades a sabiendas de que es usado por personas con discapacidades es bastante menos aceptable que hacerlo sin ser consciente, mas sigue siendo un error capacitista. Y esto nos lleva al siguiente punto:

 

2. Tener una visión donde el centro del mundo es el ser humano sin discapacidades.

La diversidad humana debe incluir las discapacidades como realidades presenten en nuestra especie, no como condiciones o alteraciones de la norma sino como ejemplos de la norma, formando parte del amplio estándar de ser humano, no como “el otro ser humano”. Recordemos que no existe un tipo de ser humano del cual todes seamos copias del mismo sino que todos los humanos, en nuestra diversidad, formamos el concepto de ser humano.

Si te ríes de un producto que usamos las personas con discapacidades, como este o este otro, y no eres consciente de que te estás riendo de una invención pensada para personas con discapacidades, es porque vives en una realidad centrada en las personas sin discapacidades hasta el punto de que no eres capaz de pensar o acordarte de nosotres si no te lo hacemos saber.

Este no-discapacidad-centrismo (por llamarlo de alguna forma) es una pieza fundamental del capacitismo. Sostener la no-discapacidad como centro es sostener el capacitismo.

¿Y qué puedes hacer para cambiar? Pensar en las personas con discapacidades más a menudo, en cómo nos desarrollamos en el mundo, etc.

 

3. Considerar nuestros productos como “caprichos pijos” en vez de denunciar los altos precios para que sean accesibles para nosotres.

CWC8rf2WwAEJYoF.jpg-large
Descripción imagen: Bandeja negra que contiene 6 mandarinas ya peladas recubiertas con un plástico transparente. Hay una pegatina pegada en el plástico. La pegatina indica el precio: 4,00€

Vi esta imagen en Twitter. La gente no paraba de reírse, de llamarla “capricho para pijes”, etc. Pensar eso es terriblemente capacitista.

Es cierto que el precio es desorbitado, pero el que estén peladas no quiere decir que sea un capricho; es un capricho para ti porque no lo necesitas, pero para otras personas puede ser algo de gran necesidad. A mi entender, la fruta es necesaria para una correcta alimentación, y hay personas que pueden tener dificultades a la hora de pelar una mandarina; por lo tanto, esto que inicialmente parecía un capricho acaba transformándose en un producto realmente útil para una cantidad enorme de personas con discapacidades.

Pero hay un problema… Y es el precio. Unicamente las personas discapacitadas con dinero pueden conseguir libremente y con soltura este tipo de utilidades. Reforzar que es algo “de gente rica”, además de obviar la existencia de personas con discapacidades, es una forma de ignorar un problema social grave, y es la dificultad económica para el acceso de dichos productos.

Por lo tanto, considerar que nuestros productos son “cosas de gente rica” es una forma de seguir manteniendo el sistema que oprime especialmente a las personas con discapacidades con menos recursos económicos.

Por supuesto, eso de “cosas de gente rica” puede usarse para criticar este sistema, pero generalmente no va con esas intenciones en este aspecto. Si dices “cosas de gente rica” con el propósito de atacar ese sistema, entonces perfecto, aunque hay que tener cuidado con las formas de decirlo.

 

4. Opinar negativamente sobre el aspecto físico de un producto dirigido hacia personas con discapacidades.

Los productos dirigidos a personas discapacitadas suelen ser bastante caros, y el propósito de los mismos es el de ser efectivos, no el de adornar o ser “de diseño”. Por supuesto, hay personas con discapacidades adineradas que pueden permitirse una silla de ruedas de aspecto moderno y competitivo, pero la gran mayoría de personas no puede obtener ese tipo de productos.

Si ya está estigmatizado el salir con sillas de ruedas, muletas… ¿Te imaginas que además la gente se pone a opinar sobre el objeto que necesitas? Ya hay suficiente presión hacia las personas con discapacidades como para que además tengamos que avergonzarnos de los productos que usamos o dejamos de usar por no corresponderse a los estándares de moda y estilo promovidos por el capitalismo.

 

5. Convertirnos en nuestros objetos.

No eres “esa, la de la silla de ruedas que no tiene nombre y que no tiene importancia”. Eres una persona.

Entiendo que nuestros objetos puedan resultante interesantes, pero reducirnos a los mismos es una forma de cosificación bastante dañina. Sí, usamos inventos bastante poco usuales, y no hay nada de malo en reconocerlo, pero también somos muchas otras cosas. Yo, por ejemplo, soy discapacitade, pero también soy amante del arte, transfeminista, seriéfile, estudiante de arte, amante de la Navidad, del chocolate, etc. Como podéis ver, el usar algo relacionado con la discapacidad es una de las muchas realidades de una persona.

Por supuesto, hay gente que se empodera poniendo una etiqueta por delante de sí misma, y si deciden poner los inventos que usan antes que su propio nombre, debe ser respetado. La autodeterminación de les individuos es de vital importancia.

 

6. Ignorar la discapacidad en otras especies animales, así como la intersección entre el capacitismo y el especismo.

He mencionado que no hay un único tipo de ser humano sino que todes formamos “el ser humano” en sí… ¿Verdad? Pues esta lógica también se aplica al resto de los animales; un perro sin una pierda no está roto, no es un ser incompleto; es un ser vivo completo y con sentimientos que forma parte de la diversidad, y merece amor, cariño, un hogar y condiciones aceptables, como cualquier otro perro o ser humano.

Hay que ser conscientes que los animales no humanos con discapacidades son de los seres más oprimidos que pueden llegar a existir, y hay que tener en cuenta que el activismo también debe velar por elles.

Por lo tanto, hay que tener en cuenta que entre los objetos usados especialmente por seres con discapacidades también se aplican los usados por animales no humanos; es una realidad que suele mantenerse oculta, pero que está ahí y debe ser reconocida.

 

Sobre JK3

JK3 es una persona transgénero no binaria amante del arte que reside en Madrid, España. Elle es une activista transfeminista y neurodivergente que combate el cisheteropatriarcado, la neuronormatividad y el capacitismo en su día a día. Es le fundadore de Feminismo Actual, así como escritore recurrente. También trabaja en proyectos contra el bullying en sus ratos libres. Si te interesa, puedes seguirle en Twitter @OfficialJK3

¡No te pierdas esto!

13 consejos para ayudar a su hije con TOC

El tener TOC es algo que puede afectarnos en todos los aspectos de nuestra vida diaria. Si tienes hijes con TOC y no sabes cómo ayudarles, estos 13 consejos pueden ser un buen punto de apoyo.