Descripción imagen: Científica negra analizando unas muestras líquidas azules que están dentro de unos recipientes. La mujer lleva unas gafas transparentes para protegerse los ojos. No hay nadie más. Ella está con una muestra en la mano, mirándola. Hay otras cuatro muestras más, las cuales están delante de ella. La mujer está de frente, y la imagen se corta un poco por debajo de sus hombros, así que no se le ve entera. De fondo se puede ver lo que parece un laboratorio blanco, aunque está desenfocado, pues se está enfocando a la mujer.
Home / Género / Tenía pene, pero mi sexo no era “macho”

Tenía pene, pero mi sexo no era “macho”

Originalmente publicado en el Tumblr de Smanatha Allen.

¡Escuchad, feministas y ativistas LGBT! ¡Sí, vosotres, les que sostenéis la sagrada trinidad de “sexo, género y sexualidad” en vuestra literatura educativa! ¡Sí, tú, que repentinamente descubriste a las personas transgénero en algún momento durante los años 1990 y decidiste que, en su propio beneficio, sería súper importante dibujar una clara distinción entre “sexo” como hecho corporal biológico y “género” como forma de identificación social!

Lo estás haciendo mal.

El sexo no es “lo que hay en tus pantalones”. El sexo no son cromosomas. El sexo no son hormonas. El sexo no es biológico. El sexo no es ni pene ni vagina. El sexo no son mamas, o pelo en el pecho, o próstata u ovarios.

Soy una mujer transgénero. Por un considerable tiempo de mi vida, lo que había en mis pantalones era un pene. Incluso después de mi operación, sigo teniendo una próstata. Y tengo un cromosoma Y.

“¡Aha!” dices. “¡Entonces tu sexo es hombre pero tu género es mujer! ¡Eso es lo que te hace transgénero.”

Error. ¡Inténtalo de nuevo! El “sexo” es una decisión social realizada en el momento del nacimiento (o incluso antes si se hacen una ecografía). Únicamente asignamos “sexo” a les niñes por el género, porque sentimos el imperativo cultural de clasificar a las personas en dos dicotómicas poblaciones basándonos en la presencia o ausencia de un pequeño pedazo de carne. El “sexo” es el género vestido de doctor, nada más y nada menos.

Sí, tenemos cuerpos. Sí, esos cuerpos tienen características. Sí, en un mundo cisnormativo esas características tienen significados relacionados con el género. ¿Pero ese “sexo” que sigues buscando, que incorporas en tu curriculum ostensiblemente trans-inclusivo? Eso. No. Existe.

Las únicas personas que necesitan saber detalles sobre las partes de mi cuerpo son mis doctores y mi amantes. ¿Caes dentro de uno de estos dos grupos? ¿No? ¡Entonces no necesitas saber qué hay en mis pantalones! No necesitas saber cuáles son mis cromosomas. No necesitas saber mis niveles de estrógenos (aunque son un poco altos, muchas gracias).

Todo lo que necesitas saber es que mi nombre es Samantha, que uso pronombres femenino y que hago pis detrás de una puerta mientras llevo un vestido. ¿Sabes qué? Podemos enseñar a las personas todas estas cosas sin dejarles saber algo sobre mi cuerpo.

De hecho, deberías dejar de hablar completamente sobre el “sexo” como una cosa sin marcar, algo evidente. Intenta usar “sexo asignado” para hablar sobre las decisiones de les doctores y las formas en las que esas decisiones afectan a las vidas de las personas. Pero no intentemos actuar como si pudiéramos clasificar empíricamente los cuerpos en dos categorías que preexistían antes de las normas de género. No podemos. Y precisamente estás hiriendo a las personas a las que piensas que estás ayudando con tu conveniente separación entre sexo y género.

Sobre Samantha Allen

Samantha Allen es una conocida escritora transgénero que escribe en The Daily Beast, Daily Dot, Paste Magazine y Hello Giggles. Además, tiene un doctorado en Estudios de Género, Mujer y Sexualidad. Puedes acceder a su página web aquí y seguirla en su cuenta de Twitter, @SLAwrites.

¡No te pierdas esto!

¿Cómo lograr que nuestro discurso sea más trans inclusivo?

En mi día a día leo y escucho discursos feministas repletos de cissexismo. Si buscas cómo evitar caer en transfobia en tu activismo, esta entrada puede serte de gran ayuda.