Home / Amy Sequenzia / Camina con mis zapatos

Camina con mis zapatos

¡Advertencia de contenido!

Esta entrada usa vocabulario capacitista (r*tr*s*d*) y aborda el tema de los asesinatos a personas discapacitadas.

Nota de les editores:

La entrada original se titula “Walk In My Shoes”. Aquí lo hemos traducido más literalmente, aunque su significado tradicional sería “ponte en mi lugar”. Los zapatos son una metáfora, y se hace referencia a los mismos a lo largo de todo el artículo.

Originalmente publicado en Autism Women’s Network

Cada vez que una persona discapacitada es asesinada por sus neidres o cuidadores, los medios de comunicación y mucha, mucha gente, simpatiza con les asesines.

La percepción, la cual está basada en falsas asunciones, es que nuestras vidas son un momento miserable tras otro momento miserable, que no tenemos esperanzas, sueños, o sentimientos “reales”.

La idea de que preferimos la muerte a vivir discapacidades está repleta de capacitismo y perspectivas ignorantes sobre las discapacidades.

Como una excusa para intentar borrar nuestro valor como seres humanos, la gente se posiciona en el lado de les asesines y les martiriza.

La expresión usada para justificar los asesinatos es:

“Nunca has caminado con sus zapatos”

No, no lo he hecho. No voy a intentar ponerme en el lugar de la gente que se ve a sí misma como heroes, y que me ven a mí y a las personas similares a mí como tragedias, seres molestos y sin esperanza.

Voy a decir lo siguiente:

Deseo que veas los zapatos que estaba llevando cuando mis profesores me llamaron retrasada y se rieron. Tenía 9 años. ¿Probarías a ponerte en mis zapatos en aquel entonces?

¿Qué hay de los zapatos que llevaba cuando tenía 15 años? Fue cuando une doctore le dijo a un grupo de personas que yo no tenía dignidad humana, estando de acuerdo con les doctores previes que le dijeron a mis neidres que la única esperanza que deberían permitirse era una “buena institución” donde podría ser cuidada. Elles también dijeron que nunca sería capaz de aprender nada de valor.

¿Dónde estabas cuando una persona dijo que yo “no sentía dolor” porque mi cara no muestra siempre el cómo me siento? Eso fue cuando me caí en un montón de brasas y tuve quemaduras de segundo grado en mi brazo. Tuve que escucharles decir: “Es su culpa, ella no estaba mirando. Además, mírala, no siente nada” – y esto lo dijo porque no estaba gritando. Elles deberían haber intentado ponerse los zapatos que casi se caen sobre el fuego, que pararon justo antes de ir hacia el mismo.

¿Por qué no le has dicho a las personas que se pongan ellas mismas en mis zapatos, zapatos de una persona que no habla y que necesita de un aparato para comunicarse, cuanto elles estuvieron abusando verbalmente de mí y denegándome el acceso a mi método de comunicación elegido? Elles vieron una sonrisa en mi cara, la sonrisa que en ocasiones uso como último intento de hacerles ver a las personas que soy alguien que puede sentir. De ver que soy una persona. Una persona con zapatos.

¿Por qué es tan fácil para ti olvidar que somos seres humanos mientras os dirigís rápido para caminar con los zapatos de nuestres agresores?

¿Por qué únicamente ves los zapatos de las personas no discapacidadas mientras las discapacitadas somos tratadas como la causa de nuestra propia muerte?

Todavía sigo viva, obviamente.

Mis tormentos no fueron mis neidres o personas que se quedaron en mi vida por mucho tiempo – pero se quedaron el suficiente como para causar profundas heridas, dejando ahora profundas cicatrices. Nadie pensó en llevar mis zapatos en esos tristes, horribles, escalofriantes y solitarios momentos.

No escucho a nadie hablar sobre los zapatos de las víctimas discapacitadas, sobre cómo las víctimas se sentían llevando los zapatos en el último momento justo antes de que alguien supuestamente de confianza intentara asesinarles.

Lo que oigo es a personas eliminando nuestras experiencias y demandando que entendamos por qué les asesines TIENEN que asesinar a personas discapacitadas como nosotres. Elles dicen que nosotres necesitamos tener más simpatía por les asesines.

 

No, no voy a caminar con los zapatos de asesines.

Voy a caminar con mis zapatos mientras sufro por las víctimas.

Voy a intentar recordar al mundo que las víctimas fueron seres humanos.

Voy a hacerlo recordándole al mundo los zapatos de las víctimas.

 


 

Este artículo está escrito por Amy Sequenzia:

Amy Sequenzia es una activista autista no verbal que también tiene epilepsia y parálisis cerebral. Escribe poesía (ha publicado tres libros pequeños) y artículos sobre autismo, discapacidades, etc. Ella se comunica escribiendo. En 2012 fue una presentadora en la Conferencia“Reclaiming our Bodies and Minds” en la Universidad Ryerson en Toronto. Es discapacitada, autista y está orgullosa de ello. Escribe artículos (en inglés) en Ollibean y Autism Women’s Network. Podéis encontrar una recopilación de todos sus artículos en Non-Speaking Autistic Speaking. Síguela en Twitter @AmySequenzia.

Sobre JK3

JK3 es una persona transgénero no binaria amante del arte que reside en Madrid, España. Elle es une activista transfeminista y neurodivergente que combate el cisheteropatriarcado, la neuronormatividad y el capacitismo en su día a día. Es le fundadore de Feminismo Actual, así como escritore recurrente. También trabaja en proyectos contra el bullying en sus ratos libres. Si te interesa, puedes seguirle en Twitter @OfficialJK3

¡No te pierdas esto!

13 consejos para ayudar a su hije con TOC

El tener TOC es algo que puede afectarnos en todos los aspectos de nuestra vida diaria. Si tienes hijes con TOC y no sabes cómo ayudarles, estos 13 consejos pueden ser un buen punto de apoyo.