Home / Género / Guía rápida para el hombre cishet blanco – ¿Por qué eres opresor?

Guía rápida para el hombre cishet blanco – ¿Por qué eres opresor?

Hombre blanco con pelo corto y camisa blanca sonriendo mientras mira a la cámara. Está sentado sobre una silla gris. Parece estar en una oficina. El hombre está situado a la derecha de la imagen. Sus manos están sobre un teclado, simulando que escribe en el mismo. Frente al teclado está la pantalla del ordenador, la cual no es panorámica sino cuadrada. Hay dos papelitos pegados en los marcos de la pantalla, abajo. El teclado y la pantalla están sobre una mesa marrón de madera oscura. La mesa está con multitud de papeles y archivos por encima. Al fondo hay unas ventanas desde las cuales se puede observar un soleado y verde exterior, aunque está bastante desenfocado.

Publicado originalmente en Guías rápidas para el hombre cishet blanco

Como bien dice el título, ésta es una especie de guía rápida para hombres cishet (“hombre cis” quiere decir que al nacer vieron que tenías pene, te dijeron que por ello eras hombre y tú estás conforme con eso, y “het” es diminutivo de heterosexual) por lo que escribiré totalmente en masculino, aunque en la práctica la guía puede servirle a cualquier persona que se haga ésta pregunta:

¿Por qué ser hombre cishet es sinónimo de opresión?

Para empezar voy a presentarme un poco. Me hago llamar Phenix y soy hombre cishet blanco, con lo cual os está hablando alguien que está en vuestro mismo pellejo y entiende (aunque no comparte) lo que sentís y pensáis cuando os llaman opresores.

Voy a tratar de usar un lenguaje que pueda entender cualquier persona. Aquí no vais a encontrar términos complejos que os obliguen a usar Google ni nada parecido. La idea es que cualquiera lo pueda entender aunque jamás haya leído nada sobre feminismo, pues que últimamente veo una especie de oleada de personas que rechazan el movimiento feminista o a algunos grupos concretos porque se les llama opresores a los cishet.

La sociedad moderna está hecha por hombres cishet blancos y gobernada por y para hombres cishet blancos, lo que quiere decir que por el hecho de haber nacido dentro de éste grupo tienes ciertos privilegios respecto a les demás. Quieras o no, la sociedad te impone unos privilegios (con lo duro que es vivir entre algodones, ¿verdad?) en todos los ámbitos, desde lo económico (mayores salarios para hombres, y también mayor facilidad para ser contratado, sobre todo en altos cargos) hasta lo personal (¿cuál es considerado el sexo débil?), etc.

Y aunque tú no participes de manera activa en éstas opresiones, sigues siendo un opresor. Y no digo opresor potencial: digo claramente opresor.

¿Por qué soy opresor si yo soy feminista y no uso mis privilegios contra los grupos oprimidos?

Primero hay que diferenciar dos términos: opresión activa y opresión pasiva.

Opresión activa: Básicamente es aquella situación en la cual un cishet usa sus privilegios para ponerse por encima de cualquier otro grupo (mujeres, personas no-blancas, personas trans, no-hetero, etc.) de forma consciente y normalmente con daños para la persona afectada. Lo que viene a ser una opresión de toda la vida.
Por ejemplo: un hombre cis diciéndole a una mujer trans que debe entrar a un baño de hombres o un hombre cis mofándose del físico de una mujer  (ya que comparar la presión social sobre una mujer para que ella esté guapa y pueda encontrar “un buen hombre” con la que se puede ejercer en un hombre es ridículo hasta decir basta).

Opresión pasiva: Ésta es lo que más os interesa, la opresión pasiva. Se le llama opresión pasiva a aquella situación en la cual tú no quieres hacer uso de tus privilegios, pero el sistema lo hace por ti.

Me explico: en un debate sobre tecnología o ciencia… ¿A quién creéis que escuchará más la gente, a una persona reconocidamente trans, a una mujer, o a un hombre? Noventa de cada cien veces el hombre se llevará la atención, porque a la persona trans quién le va a hacer caso con le rarites/desviades que son, y… ¿Qué va a saber una mujer sobre tecnología? Que se vuelva a la cocina…

¿Os parecen descabelladas estas frases tremendamente rancias que acabáis de leer? ¿Creéis que si se presenta una persona de cada uno de éstos tres grupos ante digamos, 3000 espectadores, nadie va a hacer “bromas” de éste tipo? Tristemente éstas frases son de lo más suave que vamos a oír si presentamos a los tres ante un gran público.

Por eso los hombres cishet somos opresores queramos o no, porque si no usamos nuestros privilegios, ya se ocupa el sistema de recordarnos a nosotros y a los demás grupos quien es su preferido.

Lo importante aquí es saber que “opresor” no es un insulto sino una realidad contra la que algunos luchamos.

No eres escoria por el hecho de ser opresor si no ejerces tus privilegios de forma consciente.

Es importante recordar que a veces tenemos actitudes que pueden hacer mucho daño a los otros grupos, y no hay que enfadarse cuando nos las señalan (a veces de malas maneras, si, pero tú harías lo mismo con la 300ª persona que te viene con la misma mierda): simplemente no vuelvas a hacerlo.

Debemos entender desde nuestra posición de “perfectos” a ojos del sistema, el que una persona por el hecho de declararse transgénero (por ejemplo) ya se ve machacada día a día por la sociedad que cruelmente se ríe de ella, basta cualquier broma de mal gusto nuestra para terminar de colmar el vaso de una persona que día tras día sufre en un sistema que le dice que no existe o que está enferma.

¿Qué puedo hacer al respecto?

Al ser del grupo opresor por excelencia, nosotros no podemos ser los que comandemos la lucha hacia la igualdad. Por supuesto, podemos ser aliados de los grupos oprimidos y echar una mano, pero sería muy irónico que la persona que oprime a esos grupos se pusiera como líder, ¿no?

No es cuestión de capacidad, es cuestión de confianza y comodidad. La mayoría de las personas oprimidas no se sentirían seguras si un hombre cishet las liderara, y hay que respetar y entender esa decisión.

Además, simbólicamente de cara a la historia y al futuro, tiene mucho más peso que la misma persona oprimida lidere su lucha y se libere de las cadenas de la opresión, a que lo haga una de las personas del grupo que las está oprimiendo. En el futuro ésto algunas personas lo podrían ver como símbolo de debilidad de la clase oprimida porque “han necesitado que un cishet blanco les comande porque elles no podían hacer nada soles, débiles”, y ese no es el mensaje que queremos mandar a las futuras generaciones. El mensaje de que no ganaron la lucha, si no que fue una especie de “concesión”. Cuando luchamos por un ideal no hay que pensar sólo en lo que hacemos ahora, tenemos que pensar en el peso que tendrá en la historia y el futuro, sobre todo si no queremos que se repitan los mismos errores.

En calidad de aliado puedes hacer muchas cosas, formarte, renunciar a tus privilegios (de forma consciente, pues no puedes dejar de ser opresor pasivo hasta que no cambiemos el sistema), concienciar para reducir la opresión activa (como hago yo con éste texto), activismo en grupos feministas mixtos, incluso (aunque ésto es muy complicado) usar tus privilegios A FAVOR de éstos grupos. Esto, por ejemplo, puede hacerse siendo la voz de los grupos oprimidos en entornos dónde a ellos no se les escucha, y bueno, cualquier otra cosa que se os ocurra que sirva para poner vuestro granito de arena en la lucha contra el sistema.

Un guiado abrazo, Phenix.


Este artículo está escrito por Phenix:

Phenix es un anarquista relacional, filántropo y bibliotecario apátrida. Participa en Amor Libre Spain y tiene un blog personal, Guías rápidas para el hombre cishet blanco, donde publica información dirigida hacia hombres cishet blancos para que puedan formarse mejor en materia de justicia social. Si te interesa, puedes seguirle en Twitter, @Phenix_inflames

Sobre JK3

JK3 es una persona transgénero no binaria amante del arte que reside en Madrid, España. Elle es une activista transfeminista y neurodivergente que combate el cisheteropatriarcado, la neuronormatividad y el capacitismo en su día a día. Es le fundadore de Feminismo Actual, así como escritore recurrente. También trabaja en proyectos contra el bullying en sus ratos libres. Si te interesa, puedes seguirle en Twitter @OfficialJK3

¡No te pierdas esto!

5 Maneras de Apoyar a una Persona Trans Experimentando Disforia de Cuerpo

Ser una persona trans que experimenta disforia de cuerpo puede ser todo un reto. Sin embargo, poca gente sabe cómo ayudar a las personas que viven esta experiencia. Esta lista con 5 consejos básicos es un buen punto de partida si deseas apoyar a alguien que sufre disforia de cuerpo.