Descripción imagen: Pradera de césped verde. Una chica de piel clara y ojos rasgados está tumbada sobre el césped. Ella lleva una tablet, mirando a la pantalla feliz. Tiene unos cascos blancos y rosas, una camiseta blanca, unos pantalones vaqueros y unas zapatillas blancas con los bordes rosas. En la imagen no aparece el cielo; únicamente coge césped. Fuente
Home / Género / ¿Cómo lograr que nuestro discurso sea más trans inclusivo?

¿Cómo lograr que nuestro discurso sea más trans inclusivo?

En mi día a día leo y escucho discursos feministas repletos de cissexismo. Para quienes no sepan lo que significa, simplificaré diciendo que el cissexismo es la atribución de género a realizadas corporales; pensar que una persona con pene es un hombre es cissexista, por ejemplo, pues estás atribuyendo un género a una realidad corporal. El cissexismo es una forma de transfobia.

La transfobia es, por desgracia, común, y los restos de la misma deambulan por multitud de espacios feministas. Muchas veces la transfobia es reproducida involuntariamente, causando el malestar de personas trans sin pretenderlo. Así pues, estos 16 consejos para lograr que nuestro discurso también nos incluya a las personas trans pueden ser un buen punto de partida.

 

1. “Género” y “sexo” son la misma realidad.

 

La verdadera acepción de “sexo” es intercambiable con “género”, siendo “sexo” una palabra totalmente prescindible.

El sexo biológico, entendido como se entiende actualmente por el activismo institucional que separa “género” de “sexo”, es simplemente una anticuada explicación biologicista y decimonónica del género, una construcción social basada en un falso y platónico dualismo biológico que poco o nada se parece a la realidad. Reforzar ese biologicismo refuerza la estructura cissexista de nuestra sociedad.

 

 

2. No digas “ambos géneros”.

 

Diciendo “ambos géneros” estás proyectando la idea de que únicamente existen dos géneros, que son “mujer” y “hombre”, excluyéndonos a todas las personas que no somos ni mujeres ni hombres; la invisibilización de nuestra existencia es algo que no se ha de producir en los discursos feministas.

En su lugar se puede decir “todos los géneros y agénero”, de forma que estamos siendo inclusives con las personas de todos los géneros y con aquellas que no tienen género alguno (agénero).

 

 

3. No digas “género opuesto”.

 

Diciendo esto estás imponiendo un sistema propio y subjetivo, una gráfica de género dualista y anticuada. Si el “azul” son las mujeres y el “rosa” los hombres, no todos los géneros se encuentran entre medias; existe el blanco, el negro, el rojo, etc. Destruir este dualismo en nuestro habla del día a día es de gran importancia.

 

 

4. Recuerda que personas de todos los géneros y agénero pueden concebir hijes.

 

El cuerpo de las mujeres, los hombres y las personas no binarias (de géneros no binarios y agénero) es múltiple y diverso: hay mujeres sin útero, hombres con útero y personas no binarias tanto con útero como sin útero.

Mucha violencia misógina es manifestada en el control del cuerpo de las mujeres, esto es una obviedad. Y la sociedad es cissexista, de ahí que muestre su violenta misoginia patriarcal en temas relacionados con el aborto. Sin embargo, el cuerpo de  hombres trans y personas no binarias también está en juego, y no podemos invisibilizarlas a la ligera.

Hay que tener especial cuidado cuando realicemos discursos abordando este tema; visibilizar la misoginia del control del cuerpo de las mujeres no es excluyente con ser inclusiva con muchas personas trans con la capacidad de concebir y dar a luz.

 

 

5. Di “leíde como *insertar género*” en vez de dar por hecho que alguien es de un determinado género.

 

Aunque nos parezca exagerado al principio, dar por hecho que una persona desconocida es de un género determinado es ser cissexista. En su lugar, es preferible decir “leíde como”.

 

 

 

6. Puedes usar “AHAN” y “AMAN”, pero en su justa medida. Son términos peligrosos.

 

AHAN: Asignade Hombre Al Nacer. Al nacer te asignan un género en base a la apariencia externa de tus genitales.

AMAN: Asignade Mujer Al Nacer. Al nacer te asignan un género en base a la apariencia externa de tus genitales.

Esto se puede usar para entablar discursos relacionados con, por ejemplo, las estructuras de poder. Sin embargo, usar AHAN y AMAN debe hacerse en su justa medida, pues rápidamente se utiliza de manera equívoca como sustitución de “hombre” o “mujer”, lo cual es un tremendo error. Además, puedes ser AHAN y ser mujer con pechos, ser AMAN y ser leída como hombre siendo cis, etc.

Es decir; podéis usar “AHAN” y “AMAN”, mas se ha de tener cuidado de no caer en discursos cissexistas al hacerlo.

 

 

7. Una persona trans es de un género, no simplemente “se siente” o “se identifica con…”

 

Continuamente, cuando se habla de personas cis se suele decir que “es una mujer” o “es un hombre”, no “se siente mujer” o “se siente hombre”. En el caso de personas trans, sin embargo, se usa demasiado “se siente mujer”, “se siente hombre”, “se siente agénero”, etc. Esto refuerza la idea de que las personas cis son del género correcto, del verdadero, mientras que las personas trans somos seres que “nos creemos de otro género”, invalidándolo.

Venga, repetid conmigo:

  • Una mujer trans no es “un hombre que se siente mujer”; ES una mujer.
  • Un hombre trans no es “una mujer que se siente hombre”; ES un hombre.
  • Una persona agénero no es “una mujer/un hombre que se siente agénero”; ES agénero.

Y así con todos los géneros restantes…

 

 

8. Di “matrimonio igualitario”, no “matrimonio homosexual”.

 

El término “matrimonio igualitario” es preferible al de “matrimonio homosexual”.

Muchas personas de todos los géneros y agénero no pueden casarse con personas de su mismo u otro género debido al fenómeno de la homofobia y la transfobia. En un país donde el matrimonio igualitario no esté permitido, una mujer trans que no haya cambiado su identidad de forma legal no puede casarse con un hombre, por ejemplo. Por esto, el término “matrimonio igualitario” es el más acertado, y con diferencia.

 

 

9. “Damas y caballeros”, y demás expresiones cissexistas, no tienen cabida.

 

Existen multitud de expresiones tránsfobas que pasan desapercibidas en nuestro día a día. Identificarlas y cortarlas de inmediato es el remedio perfecto. Por ejemplo; “Damas y caballeros”, además de ser tremendamente sexista, excluye radicalmente a las personas no binarias.

 

 

10. Nada de “cortar penes”. El cissexismo ha de acabar ya.

 

¿Veis a esas feministas que hablan de “cortar penes”? Pues son cissexistas. Y tránsfobas. Es un error común que no ha de cometerse, pues existen muchas mujeres trans y personas no binarias que tienen pene, del mismo modo en que existen personas con vulva que son hombres. Este tipo de bromas y expresiones contribuye a un sistema cissexista que ejerce violencia sobre las personas trans, especialmente sobre las mujeres trans.

Además, los hombres con vulva no son menos “hombres”, de forma que les excluyes, dando por sentado que no tienen que corregir su masculinidad tóxica cuando realmente también tienen que hacerlo.

 

 

11. No superpongas tu voz a las personas trans en temas trans.

 

Parece algo obvio, pero desgraciadamente es un caso que suele darse con demasiada frecuencia. Si no eres una persona trans, no superpongas tu voz por encima de las personas trans en temas sobre transfobia, transfeminismo, etc.  Hacerlo nos quita espacio, nos calla y nos aplasta, lo cual es violencia.

 

 

12. No digas insultos o expresiones tránsfobas.

 

Lista de palabras que ejercen violencia sistemática tránsfoba:

  • Mujombre
  • Marimacho
  • Travesti (en sentido tránsfobo)
  • Biohombre
  • Biomujer
  • Biológicamente “mujer”/“hombre”
  • “Un verdadero hombre”/“Una verdadera mujer”… (en sentido tránsfobo)
  • Cutrequeer.
  • Cispolla
  • Trans* (con asterisco NO HA de escribirse. Más información pinchando aquí)

 

 

13. Valida la realidad trans, su transición, disforia, etc.

 

Preguntar por los genitales de alguien trans puede ser un ejercicio de violencia tránsfoba; haciéndolo estás negando que presentemos disforia genital a la vez que echas leña al fuego de un sistema cissexista.

No respetando nuestros pronombres es una forma de invalidar nuestra identidad, nuestra salud y nuestra realidad. Hay demasiado ejemplos de cómo invalidar la realidad de alguien trans, así que únicamente procederé a dar unos pequeños consejos para evitar desestimarnos:

  • Acepta y valida nuestro género o falta de género.
  • Acepta y valida nuestros sentimientos de disforia, deseos relacionados con nuestra transición, etc.
  • Acepta y valida nuestra posible necesidad de Trigger Warnings.
  • Acepta y valida nuestros pronombres.
  • No preguntes por genitales.
  • No preguntes por las hormonas que tomamos.
  • Evita el cissexismo a toda costa, especialmente en presencia nuestra.
  • No des por hecho si somos AMAN o AHAN.
  • No presupongas nuestros genitales, nuestros niveles hormonales, etc.

 

 

14. Aprende sobre transfeminismo por tu cuenta.

 

No somos un libro que puedas consultar continuamente. No somos Google; creer que tenemos la obligación de sacaros de vuestro trono privilegiado para que veáis cómo es la transfobia es, en sí, tránsfobo. Somos personas.

No has de revisar tus privilegios para que te demos una galletita; has de hacerlo para evitar reproducir más y más violencia. Culparnos de no enseñarte es victim blaming. Así pues, empieza a investigar por tu cuenta y deja de exigir que te demos clases gratis.

 

 

15. No presupongas si alguien es cis o trans.

 

Hacer esto es cissexista, y el cissexismo ha de acabar ya, repito. Lo pongo en este punto distinto para recalcar la importancia de este crucial e importantísimo apartado.

 

 

16. “Todos y todas” no incluye a “todes”.

 

El lenguaje inclusivo con la “e” es una realidad, y ha de ser respetada si no se quiere invisibilizar a miles de personas que no somos ni hombres ni mujeres. Un lenguaje que únicamente es trans-inclusivo con los géneros “hombre” y “mujer” es transfobia, pues refuerza el dualismo de género, eliminando y ejerciendo violencia sobre las personas de géneros no binarios.

Sobre JK3

JK3 es una persona transgénero no binaria amante del arte que reside en Madrid, España. Elle es une activista transfeminista y neurodivergente que combate el cisheteropatriarcado, la neuronormatividad y el capacitismo en su día a día. Es le fundadore de Feminismo Actual, así como escritore recurrente. También trabaja en proyectos contra el bullying en sus ratos libres. Si te interesa, puedes seguirle en Twitter @OfficialJK3

¡No te pierdas esto!

Tipos de disforia en cuestiones de género

¿Disforia de género? ¿Disforia de cuerpo? ¿Cuántos tipos de disforia en temas relacionados con el género existen? Este artículo es lo que estabas buscando.