Primer plano de Ruby Rose mirando al frente. Ruby es una persona andrógina género fluido de piel blanca y pelo corto. Mira al frente. Lleva puesta ropa negra. En el fondo hay imágenes en forma de mosaico de personas con apariencia andrógina; muchas imágenes están en blanco y negro y unas pocas en color. Hay unas 6 fotos visibles y otras 3 que son tapadas parcialmente por Ruby.
Home / Amor y relaciones / Body Positive / Por qué deberíamos pensarlo dos veces antes de idealizar a Ruby Rose

Por qué deberíamos pensarlo dos veces antes de idealizar a Ruby Rose

Publicado originalmente en Let’s Queer Things Up!

Internet está en auge con Ruby Rose, una actriz género fluido, DJ y modelo que aparece en la tercera temporada de la serie original de Netflix Orange is the New Black.

Mientras que Rose es indudablemente deslumbrante y una persona perfectamente adorable, nuestra idealización de Ruby Rose representa un gran problema en nuestra cultura popular – los muy limitados retratos de la androginia, y más específicamente, quién tiene permitido ser andrógine.

Cuando las únicas expresiones de androginia celebradas son de aquelles que son convencionalmente atractives, delgades, blanques, sin discapacidad visible y asignades mujer al nacer, muches de les que caemos fuera de estas expectativas podemos sentirnos como si no fuéramos suficiente con quien somos, y que no somos andrógines a no ser que nos ajustemos al modelo celebrado.

Esto no es únicamente sobre Ruby Rose tampoco. Esto es una norma que ha existido por un largo tiempo. Simplemente busca “androginia” en Google imágenes y verás un abrumador océano de caras blancas y delgadas. Cuerpos esbeltos, sin curvas, aparecen escondidos debajo de largas chaquetas y pantalones a rayas.

La realidad, sin embargo, es que hay muchas expresiones diversas de androginia – y estas raras veces son celebradas en nuestra cultura popular.

Como persona andrógina que soy, las normas de belleza alrededor de la androginia me han dejado en apuros a la hora de sentirme válido. Tengo curvas, estoy gordo – my cuerpo no puede desaparecer debajo de un abrigo, y mis pómulos nunca serán afilados o definidos. La presión de contorsionar mi cuerpo en esos ideales, sin embargo, definitivamente sopesan cada vez que une nueve Ruby Rose es glorificade en los medios.

Es alarmante que tengamos semejantes salvajada de limitados retratos de la androginia y de la diversidad de género, y en mis días más pesimistas me pregunto si alguna vez estaremos en ellos. Celebramos un ideal de cuerpo muy específico mientras dejamos a incontable gente en el espectro andrógino reflexionando sobre su validación y belleza.

Se nos ha dicho a través de mensajes muy explícitos que solo hay una única forma de ser andrógine. La realidad es que hay un número infinito de manera de ser andrógine – muchas de las cuales no se parecerán en nada a Ruby Rose.

La androginia ha sido definida por un largo tiempo por lo mainstream bajo la premisa de “pasar” – que nosotres podemos ser camaleones del género capaces de ser percibides como hombres O mujeres. Pero esta es una forma problemática de definir la androginia porque la limita a un exclusivo club, y valida nuestra existencia SOLO bajo el fundamento de percepciones ajenas y cisnormativos estándares de belleza.

Esto no permite la autodeterminación. Esto no nos permite a nosotres la pertenencia de etiquetas que mejor representan nuestras identidades de género.

Hay gente andrógina de todos los colores y formas de cuerpos, pero raramente somos vistes representades. Asombrosamente, clamar una identidad andrógina no requiere que poses con un cigarrillo en tu boca y lleves tirantes (en serio, ¿por qué hay tantas imágenes así?). No se requiere que seas blanque, delgade, sin discapacidad visible y convencionalmente atractive. El único requerimiento para la androginia es que tú te identifiques de esa manera.

Ensalzar a Ruby Rose en lo alto como un ideal de la androginia únicamente refuerza la idea de que únicamente las personas andróginas válidas son aquellas que pasan y conforman con los ideales. En otras palabras, el espectáculo que hay alrededor de Ruby Rose es parte de un ideal dañino que actualmente existe en nuestra sociedad – las reglas de quién tiene permito ser andrógine y quién no.

Por supuesto, podemos apreciar el look divino de Ruby Rose (y buena actuación en OITNB, ¿no?), pero debemos ser crítiques de por qué ella es aplaudida, mientras otras personas andróginas y género fluido son raramente visibles.

Y si todavía no lo he dejado claro, no deberíamos de ninguna forma ponerla en un pedestal al que todas las personas andróginas aspiren – porque es un ideal inalcanzable para la vasta mayoría de personas con expresión de género diversa.

Nosotres deberíamos presionar más y mejor la representación de las personas de género fluido – no únicamente de aquellas que alcanzan este ideal sino de toda clase de expresiones de género diversas. Esto significa alejarnos de esas personas blancas, delgadas, AMAN y “pasables” y  presentar, en su lugar, personas andróginas de color, personas género fluido gorditas, asombroses AHAN genderqueer, bigéneros cuquis con discapacidades, y toda intersección entre medias.

Ensalzar a Ruby Rose como un signo de mayor aceptación de la fluidez de género es engañoso, pues el look de Ruby Rose ha sido aplaudido en revistas y películas tiempo antes de que ella naciera. Este idea precede la fama de Rose, y es un ideal que necesitamos tirar abajo para tener verdaderas representaciones de la androginia, y otros tipos de diversidad de género.

Por supuesto, embelésate con Ruby Rose. Estaré ahí contigo.

Pero mientras es emocionante que los medios de comunicación mainstream estén teniendo una conversación sobre fluidez de género, no debemos llamar a esto progreso. Glorificar una representación de la androginia muy limitada y singular y llamarlo “diversidad” puede hacer más mal que bien a nuestra comunidad.

 


 

Este artículo está escrito por Sam Dylan Finch:

 Sam Dylan Finch es un activista queer y escritor feminista residente en San Francisco. Él es el fundador de Let’s Queer Things Up!, su asombroso blog. Con una pasión para el cambio impactante a través de la narrativa personal, Sam escribe sobre sus luchas y triunfos como genderqueer y bipolar con la esperanza de enseñar a otres acerca de su identidad y comunidad. Cuando no está escribiendo, probablemente esté comiendo comida para llevar y bailando con Taylor Swift. Conéctate con Sam Dylan FinchPágina WebFacebookTwitterTumblr.

Sobre JK3

JK3 es una persona transgénero no binaria amante del arte que reside en Madrid, España. Elle es une activista transfeminista y neurodivergente que combate el cisheteropatriarcado, la neuronormatividad y el capacitismo en su día a día. Es le fundadore de Feminismo Actual, así como escritore recurrente. También trabaja en proyectos contra el bullying en sus ratos libres. Si te interesa, puedes seguirle en Twitter @OfficialJK3

¡No te pierdas esto!

5 Maneras de Apoyar a una Persona Trans Experimentando Disforia de Cuerpo

Ser una persona trans que experimenta disforia de cuerpo puede ser todo un reto. Sin embargo, poca gente sabe cómo ayudar a las personas que viven esta experiencia. Esta lista con 5 consejos básicos es un buen punto de partida si deseas apoyar a alguien que sufre disforia de cuerpo.