Descripción imagen: Mujer negra sentada con las manos sobre la cabeza, pues está estresada. Lleva una camiseta rosada casi blanca y una americana blanca encima. Fuente
Home / Género / Muestras de invisibilización dualista

Muestras de invisibilización dualista

Pequeños actos, situaciones o realidades que invisibilizan a las personas de géneros no binarios. En este artículo se recogen únicamente 14 pequeños detalles y situaciones cotidianas de invisibilización dualista, pero hay muchos, muchos más que, por no hacer este artículo eterno, no he mencionado.

Esta entrada está basada en experiencias personales y algunos puntos pueden no ajustarse a todas las personas transgénero. Del mismo modo, algunes trans escribirían un artículo con 14 puntos diferentes, pues la invisibilización es tan múltiple y diversa que es difícil hacer una lista tan reducida.

Debido a que puede utilizarse terminología difícil de comprender para las personas más iniciadas, dejo aquí unas definiciones breves que podrían seros de gran ayuda:

Géneros binarios: Mujer y hombre. Es decir, siendo mujer u hombre de manera exclusiva, sin cambios.

Géneros no binarios: Todas aquellas identidades de género que no sean los géneros binarios.

Al nacer nos asignan un género binario dependiendo de la apariencia externa de nuestros genitales.

Cisgénero: Que tu género coincide con el que te fue socialmente asignado al nacer. Usualmente se abrevia como “cis”.

Transgénero: Que tu género no coincide con el que te fue socialmente asignado al nacer. Usualmente se abrevia como “trans”.

Cissexismo: Atribuir género a cuerpos y realidades biológicas concretas.

¿Listes? ¡Pues empecemos!

 

1. Tu realidad no es recogida en documentos legales. Para el estado, no existes.

En mi DNI, o Documento Nacional de Identidad, tengo un género falso que no se corresponde con el mío verdadero. Si quiero realizar algún tipo de acuerdo legal donde se precise de mi documentación, rápidamente seré invisibilizade de nuevo, como si no existiera.

No soy una mujer. Tampoco soy un hombre. Sin embargo, a ojos del estado y de los documentos que me veo obligade a usar, no existo.

 

2. Tu realidad no es recogida en los estudios dualistas que enseñan en las escuelas. En la educación, no existes.

Mi sobrine tiene 1 año y algunos meses, así que todavía le queda para empezar el colegio. Sin embargo, tarde o temprano tendrá que ir a clases, donde le enseñarán que una mujer es quien tiene vulva y un hombre es quien tiene pene. Por supuesto, yo estaré por la tarde cuando venga de clase para intentar quitarle toda esa porquería cissexista de encima.

Sin embargo… ¿Y si elle, mi sobrine, resulta ser de género no binario? ¿Cómo se sentirá en clase cuando anulen su identidad? No quiero ni pensarlo, la verdad.

 

3. Tu realidad no se encuentra entre las opciones a la hora de inscribirte o matricularte en una academia, universidad, etc. Para miles y miles de centros y otros lugares donde has de registrarte, no existes.

El año pasado inicié un curso de fotografía. Por supuesto, en la hoja de inscripción no apareció mi género, y estuve tentade de modificar a mi antojo el PDF para adaptarlo a mi realidad, aunque finalmente no lo hice. Sinceramente, me molestó bastante que no pudiera ser yo misme ni siquiera donde iba a aprender.

 

4. ¿Vas a un baño público? No te preocupes, que allí también te darás cuenta de que la sociedad no sabe que existes.

En la actualidad no voy a baños públicos. En mi caso se debe principalmente a mi TOC, todo hay que decirlo. Sin embargo, anteriormente sí que iba, y recuerdo pasar momentos angustiosos a la hora de enfrentarme a esa horrible realidad.

Una vez entré a un baño y unas personas, supongo que desconocidas entre sí, no pararon de mirarme, como si fuera un ser que no debiera estar ahí, como si fuera une intruse. También recuerdo esperarme a que un baño estuviera vacío para poder entrar, pues la idea de encontrarme con alguien me incomodaba en gran medida. No lo sabía por aquel entonces, pero experimentaba parte de disforia de género. Ahora que me conozco mejor y sé que experimento disforia de género, las experiencias de por aquel entonces cobran sentido.

 

5. ¿Te aburres y decides ver la tele? Es tarde, y están echando los Óscar, así que podrías verlos. Entonces te das cuenta de que están las categorías “mejor actriz” y “mejor actor”. Vaya, al parecer tú tampoco existes aquí.

No voy a negarlo… Tengo sueños a lo grande. Me he imaginado recogiendo un Oscar, por poner un ejemplo. Sin embargo, una gran duda me asalta y es que, aunque no creo que gane ningún Oscar como mejor actore, me hace plantearme la gran segregación de género que existe en mi cultura, y es que no sé cómo lo harían de resultar yo galardonade con un Oscar.

Así pues, no puedo ver ni una entrega de premios como lo son los Oscar sin que mi realidad de género sea invisibilizada tajantemente, como si no existiera en absoluto.

 

6. ¿Qué mejor que encontrarte con un artículo neurosexista cuando estabas con tus amigues en Twitter, intentando relajarte pasando un buen rato?

Estaba yo tan tranquilamente paseando por Twitter cuando este anuncio se me apareció. Para quien no pueda visualizar la imagen: era un tweet que dice “¿Por qué a las mujeres les dura más el cabreo?” Hay una imagen adjunta en el tweet donde se ve a una mujer enfadada y a un hombre a su lado.

La explicación que daban era absurdamente neurosexista. El neurosexismo se basa creencias poco científicas que separan los cerebros de mujeres y hombres. Este tipo de separación es terriblemente cissexista, pues da por hecho que toda persona es cisgénero. Diciendo esto estás diciendo que toda mujer trans es, en realidad, una mujer con cerebro de hombre.

Por supuesto, no había ni rastro de las personas que no somos ni mujeres ni hombres.

 

7. Hay un día del padre y un día de la madre… Ninguno para mí en el caso de que tenga hijes.

No soy una mujer. No soy un hombre. Si tengo hijes, no seré ni su madre ni su padre. Me imagino a les niñes de su clase preparando felicitaciones para sus mamás, sus papás… ¿Dónde encajo yo? ¿Me hije me regalará algo por el día de la madre? ¿Me regalará algo por el día del padre, entonces? Yo tengo planeado usar otro día distinto para mí… ¿Cómo lo explicará en el colegio? ¿Preparará el regalo cuando les demás lo preparen para el día de la madre o el padre, y lo guardará hasta que sea mi día?

Sinceramente, cansa bastante no existir para la sociedad.

 

8. Llegas tarde a un sitio. Sales de la boca del metro a toda prisa, y una persona con un cuaderno, un bolígrafo y unos panfletos se acerca y te dice “Disculpe, señora/señor (una de las dos)… ¿Tiene un momento?” ¡No puede ser!

Las personas desconocidas te leen como mujer u hombre y te tratan de esa manera sin conocerte; te han vuelto a encerrar en la percepción que tienen de tu cuerpo. Obviamente, para esas personas realmente no existes, como de costumbre. Y cansa.

Esto es especialmente problemático si tienes disforia de género social, como yo.

Recuerdo estar en un restaurante y que me hicieran misgendering… Me dieron ganas de saltar tras la barra y decirle cuatro cosas bien dichas a la persona que me atendía. Cansa. CANSA. Siempre la misma porquería una y otra vez. Por supuesto, lo único que hice fue permanecer en silencio, como de costumbre.

Sinceramente, si tienes disforia social el misgendering puede llegar a ser algo bastante horrible.

 

9. ¿Vas a ver la tele? Espero que tengas en cuenta que no encontrarás a ninguna persona humana de género no binario (si sucede, es prácticamente un milagro).

Si tienes suerte, puedes ver un documental donde salgan animales, pues elles no tienen género; sin embargo, que no te extrañe que las personas cis que lo dirigen les asignen género. Los dibujos animados de animalitos, desde luego, también tienen géneros binarios asignados a sus personajes.

Le asignan género a tantas cosas que hay incluso trozos de pizza que son mujeres y montañas que son hombre y mujer. En fin…

 

10. La gran mayoría de orientaciones sexuales conocidas (heterosexual, homosexual y bisexual) suelen ser empleadas en condiciones dualistas.

“Polisexual”, “pansexual”, entre otras, no son reconocidas por la mayor parte de la gente, y ni hablar de la poca representación que tienen en los medios de comunicación. Por supuesto, puedes ser bisexual y saber que el género no es algo binario, sin embargo, la definición de “bisexual” suele ser “que le atraen sexualmente mujeres y hombres”, en vez de “que le atraen dos géneros o más”, que es la definición más correcta y menos dualista.

 

11. Estás hablando con el género gramatical neutre y… ¡PAM!, la gente se empieza a quejar, a burlarse de ti, etc.

Si me dieran 1€ cada vez que me han agredido por hablar con el género gramatical neutre, podría montarme una piscina de dinero como la que tenía el Tío Gilito. Al parecer, las normas gramaticales son más importantes para esta gente que la salud y seguridad de muchas personas trans.

 

12. Cuando corriges a alguien diciéndole que no eres ni un hombre ni una mujer, comienzan las preguntas.

Al principio está bien, es interesante que la gente tenga tanta curiosidad, pero llega un punto donde tu vida parece girar alrededor de la misma explicación una y otra y otra vez, sin descanso Ç_Ç. Además, hay mucha gente que pregunta sin ánimos de aprender y querer formarse, consiguiendo que la explicación dada por mi sea un auténtico desastre.

Lo peor son las personas que demandan que les des una explicación, como si fuera mi trabajo darles clases gratis porque sí. Diciendo que debo darte clases estás diciendo que es mi obligación instruirte a ti, es decir, que si el grupo opresor agrede al oprimido es culpa del oprimido por no informar al opresor… Afirmando esto estás culpando a la víctima de su propia agresión.

 

13. La gente no dudará en preguntar sobre tus genitales, los genitales con los que naciste, o cualquier cosa que te haga sentir incómode.

Debido a que la gente cis vive sumergida en su esfera de cissexismo, no es de extrañar que hagan preguntas relacionadas con los genitales. Querida persona cis; DETENTE. Los genitales no son de tu incumbencia. Reproducir cissexismo no hace más que infectar el ambiente, echando leña al fuego de un sistema que nos asesina. Además, para las personas con disforia de cuerpo puede resultar una experiencia bastante horrible.

 

14. ¿Tienes el correcto activado? Lo siento, pero tendrás que desactivarlo si no quieres que te vaya corrigiendo continuamente si hablas con el lenguaje inclusivo.

En resumen… Que si no quiero ver cómo me invisibilizan, básicamente no tendría que salir de casa. Y en casa no podría ni ver la tele, ni estar en redes sociales, etc.

 

Sobre JK3

JK3 es una persona transgénero no binaria amante del arte que reside en Madrid, España. Elle es une activista transfeminista y neurodivergente que combate el cisheteropatriarcado, la neuronormatividad y el capacitismo en su día a día. Es le fundadore de Feminismo Actual, así como escritore recurrente. También trabaja en proyectos contra el bullying en sus ratos libres. Si te interesa, puedes seguirle en Twitter @OfficialJK3

¡No te pierdas esto!

Tipos de disforia en cuestiones de género

¿Disforia de género? ¿Disforia de cuerpo? ¿Cuántos tipos de disforia en temas relacionados con el género existen? Este artículo es lo que estabas buscando.